por Pedro Salmerón Sanginés *

El viernes 7 de noviembre escuché el informe rendido por el procurador general de la república, licenciado Jesús Murillo Karam, sobre la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, municipio de Tixtla, Guerrero; los 43 muchachos desaparecidos con la complicidad de los poderes del estado, de quienes el procurador nos dice que están muertos. En medio de la rabia y el dolor que me abrumaban, se me ocurrió esas misma tarde una acción inmediata, la única que en mi impotencia encontré: una huelga de hambre indefinida hasta que la autoridad nos diera respuesta a las preguntas fundamentales: ¿dónde están?, ¿qué les hicieron?, ¿quién se los hizo?, ¿por qué?

Las respuestas me hicieron mudar propósito, tras 36 horas de pasmo absoluto, de dolor que no me permite imaginar siquiera el de los padres y madres y esposas y hermanos y amigos de los 43 muchachos. Por un lado, muchos compañeros me recordaron la inutilidad de ese tipo de protestas y me pidieron reconsiderar. Por otro, veinte, treinta, cincuenta compañeros jóvenes de diversos movimientos sociales, de Morena y fuera de ella, estudiantes sin organización (aún), tan dolidos, tan impotentes, tan lastimados como yo, me aseguraron que acamparían a mi lado. Me pregunté si tengo derecho a ponerlos en riesgo, ante un gobierno tan insensible y despiadado como éste. No. No lo tengo. Con vergüenza por mi precipitación, me desdigo.

Pero hoy, domingo 9, recuerdo que soy historiador. Por lo tanto, desplegué frente a mí la versión completa de las palabras de Murillo Karam y resolví empezar a hacerle las preguntas que los historiadores hacemos a los documentos: ¿quién emitió el documento, a quién lo dirigió, de qué quiere convencer a sus destinatarios?, ¿cuál es el contexto político y cultural del documento? (y así por el estilo). Posteriormente, los historiadores confrontamos los documentos con otras fuentes y versiones y en el proceso buscamos la pequeña verdad que pueda contener. En eso, en la crítica y la confrontación de fuentes, consiste el oficio del historiador.

El procurador general de la república, 7 de noviembre de 2014. (Foto: Presidencia de la República.)
El procurador general de la república, 7 de noviembre de 2014. (Foto: Presidencia de la República.)

De la lectura del texto y de las argumentaciones oficiales no puedo extraer las respuestas que busco ni, menos aún, un atisbo de verdad. Lo único que me queda tras las declaraciones oficiales (la más importante de la cual es la de Murillo Karam el viernes) son una enorme pila de preguntas sin respuestas. Trataré de darles orden y prioridad:

1. ¿Cuándo, cómo, dónde?, ¿qué, quién?, son las primeras preguntas que un historiador debe responder, para de ahí elevarse a al por qué y el para qué. Las respuestas ofrecidas por la PGR a estas preguntas apuntan, todas, al entonces presidente municipal de Iguala, a su esposa y a los operadores, agentes y sicarios de un grupo delincuencial. Y, sin embargo, hay una enorme cantidad de huecos qué imposibilitan extraer una verdad mínima. La PGR no responde satisfactoriamente al “¿qué?” El fundamento de su hipótesis (el asesinato de los 43 muchachos y el calcinamiento de sus cadáveres) tiene bases muy endebles (los testimonios de tres presuntos partícipes) y enormes lagunas lógicas, y se contrapone a otras versiones también oficiales, como la del gobernador de Guerrero sobre la separación de los muchachos en varios grupos. El “¿qué?” no está resuelto.

El “¿quién?”, menos aún. Y eso que para llegar a esa pregunta tendríamos antes que dar por buena la versión de la PGR. Hagámoslo por un momento y sin conceder. Fueron asesinados y calcinados sus cadáveres, dice la PGR. Lo hicieron sicarios de un grupo delincuencial, ligado al alcalde de Iguala. Lo que no nos dice la PGR es quién ordenó el asesinato. ¿El alcalde?, ¿alguno de los cabecillas del grupo delincuencial?, ¿fueron órdenes de otro, más arriba, en otra parte? Mientras no resolvamos estas preguntas no podemos siquiera pensar en las siguientes, ¿por qué, para qué los mataron? Y todavía quedan varias: ¿quién ordenó disparar hasta matar a seis personas?, ¿quién ordenó desollar el rostro de un muchacho y dejarlo tirado en la vía pública?, ¿para qué? Y si no aceptamos la versión de la PGR las preguntas crecen y se multiplican, regresando a la pregunta clave: ¿dónde están?

2. Si no sabemos qué les pasó, si no sabemos quién lo ordenó, ¿cómo podemos siquiera pensar en responder el por qué y el para qué? Ningún periodista le preguntó eso al licenciado Murillo Karam en la rueda de prensa del viernes. Y las preguntas que se abren ahora mismo son infinitas y a cuál más especulativa. ¿Por qué querría un caciquillo de quinta, un politiquillo corrupto como hay tantos, eliminar a 43 muchachos? ¿Por qué querría un grupo delincuencial atraer sobre su radio de acción, sobre el terreno que al parecer controlaban tan eficazmente, los reflectores y la atención del mundo? Nada me resuelve en ese sentido, absolutamente nada, la desalmada rueda de prensa del señor procurador.

3. Saltemos hacia arriba. ¿Nos basta la excusa del gobernador?, ¿podemos creer o aceptar que la policía estatal no intervino porque el presidente municipal no le tomó la llamada?, ¿con eso nos quedamos? ¿Nos basta la excusa del procurador?, ¿nos bastan sus explicaciones sobre su actitud omisa frente a las demandas contra el presidente municipal desde 2012?, ¿nos basta saber que ni la dependencia a su cargo ni ninguna otra podían hacer nada, no vieron, no quisieron, no supieron hacer nada frente a la colusión de la autoridad municipal y de la policía municipal con el crimen organizado? Podríamos seguir preguntando, pero hagamos solo dos preguntas más: ¿para qué sirven las fuerzas policiacas, para qué están en México las fuerzas del orden? Y, ¿de cuántos presidentes municipales hay demandas o señalamientos similares a los recibidos sobre Abarca, que duermen el sueño de los justos en los archivos de la procuraduría?

¿De verdad nada sabía el señor gobernador?, ¿de verdad nada sabía el señor procurador?, ¿por qué las fuerzas a sus órdenes dejaron que ocurriera lo que ocurrió ese 26 de septiembre? Nada nos resuelve, nada nos explican las declaraciones del señor procurador sobre la actitud de las fuerzas públicas estatales y federales en aquella noche atroz… ni en los 45 días posteriores.

4. ¿Y el ejército, es decir, el 27o. batallón de infantería? Todos los testimonios sitúan a sus elementos a pocos pasos de donde ocurrió el secuestro. Algunos testimonios muestran a los soldados interviniendo de diversas maneras esa noche, impidiendo o dificultando el auxilio de los heridos, por ejemplo. ¿Quién tomó en el 27o. batallón —o más arriba— la decisión de permitir el secuestro? ¿Lo que quieren decirnos es que nos pueden secuestrar delante de elementos del ejército y que nuestros soldados, nuestro ejército, no hará nada?

5. Regresemos a la primera pregunta, el “¿qué?”. A las declaraciones del señor procurador, quien asegura que los estudiantes fueron ejecutados en algún momento anterior a la medianoche del 26 de septiembre y que desde la medianoche y hasta las 14:00 o 15:00 horas del 27 de septiembre los cadáveres fueron cremados en un basurero municipal de Cocula.

Si esto es cierto, es aterrador en muchos aspectos y se abre otra serie de preguntas: ¿cuántos individuos cometieron esta atrocidad? Una vez más, ¿quién se los ordenó? Pero sobre todo, y en función de las dos series anteriores, ¿cómo es posible que durante más de catorce horas se mantuvieran fuegos tan escandalosos como los que el señor procurador afirma que debieron de hacerse, en un lugar público, cercano a una población, inmediato a caminos transitados, sin llamar la atención de testigo ninguno ni, lo que es más importante, de las fuerzas del orden?

Las fuerzas estatales y federales, ya alertadas de los hechos, ¿qué hicieron a lo largo de una noche, una mañana y una tarde, mientras el fuego duraba horas, fuego de diésel, de gasolina, de elementos altamente combustibles? ¿Nadie vio, nadie olió nada? ¿Nadie, nada, nadie, cuando acababa de producirse a pocos kilómetros de ahí un secuestro masivo, cuando las policías y los soldados debieron desplegarse en busca de los secuestrados? ¿Es eso posible? Y luego pasaron varias horas más para recoger los restos calcinados, embolsarlos, tirarlos al río, desaparecer todo rastro útil para los exámenes periciales…

Todas estas preguntas salen, únicamente, de un caso, de un documento. ¿Cuántas fosas clandestinas se han encontrado en estos 45 días en los alrededores de Iguala? ¿Cuántas decenas de muertos no identificados? ¿Quién quiso eludir todas estas preguntas mediante el linchamiento mediático de un político de oposición? Y podríamos regresar a las mismas preguntas, o trasladarlas a Tlatlaya, a Nuevo Laredo, a Ciudad Juárez, a Apatzingán, a Ecatepec, a todo el país.

Y al releer estas preguntas, vuelve a embargarme la impotencia, a rebalsarme el dolor. Porque no veo a nadie a quién plantearle las preguntas, porque sé que el jefe del estado, licenciado Enrique Peña Nieto (responsable final de estas acciones y omisiones del estado, en sus tres niveles de gobierno) no sabe, no quiere o no puede responderlas. Tampoco sus empleados. Pero veo a las familias desfilando con su dolor a cuestas, veo a cientos de miles, a millones tocados en el alma. Ellos, quizá ellos, puedan responderme.

9 Comments

  1. En cuanto a la pregunta 2, bueno, cuando incendiaron el casino en Monterrey, o mataron a los migrantes en Tamaulipas, también fue algo que parecía sin sentido, porque traía atención ycción en contra de los grupos delicuenciales… Y sin embargo lo hicieron. Se sintieron tan seguros en su posición y con el respaldo de una impunidad tan fuerte que no les preocupó.

    En el caso de Tamaulipas, no ha cambiado mucho. En el caso de Monterrey, la ciudad ha mejorado tras la enorme limpieza que hizo el gobierno federal. Ahí sí, se volvió en su contra la acción.

    Por qué Ayotzinapa debería ser distinto a esos casos, si es que realmente está involucrado el crimen organizado? O un politiquillo. En Guerrero (y el sureste en general) durante mucho tiempo los lidercillos y caciques locales han hecho lo que quieran con total impunidad. No es la primera vez que alguien de bajo nivel manda a matar gente. Y si se sienten tan seguros e intocables, por qué no hacerlo? Cuando eres el rey de tu lugar, por qué pensarías que te descubrirían.

    De hecho, de no ser por redes sociales, denuncias ante medios y porque, como asesinos, fueron relativamente ineficientes en dejar que se les escaparan testigos, podríamos nunca habernos enterado de los sucesos. Si en vez de atacarlos en Iguala lo hubieran hecho en la carretera, podrían haber secuestrado y desaparecido a todos por igual, sin testigos y nadie sabría nunca nada más allá de “salieron de Iguala y nunca se volvió a saber de ellos”.

    Me gusta

    1. Y, aún más preocupante. Así como en San Fernando y en Ayotzinapa sólo se supo porque hubo sobrevivientes… cuantos otros casos hay, donde no quedan testigos? Podría haber habido matanzas mucho más grandes y nunca nadie supo y quizá nunca se sabrá que ocurrieron.

      Me gusta

    2. En realidad el gobierno federal no limpió nada como tu crees en Nuevo León, ni lo hizo en Juárez, Torreón y Tijuana. Simplemente apoyaron a un grupo y este grupo se encargó de lo demás, dejando ganar uno se acaba la matanza y ya.

      Aquí plaenaban hacer lo mismo y más porque en esta zona son mucho más salvajes y desorganizados que en el norte. Por eso todo el apoyo era a favor de estos Guerreros Unidos que son remanentes de la vieja escuela de los Beltrán: puro negocio y ya. Obvio lejos de llegar a su eficiencia y disciplina pero eso es mejor que tener un monton de grupos peleándose.

      Por eso es que nadie hizo nada, porque la verdad ningun gobierno ni con toda su disque fuerza puede controlar una guerra entre grupos.

      Me gusta

  2. Una recopilación de fuentes realizada por un usuario de Fb, que puede documentar bien su trabajo historiográfico. Saludos.
    “….LES VAMOS A ROMPER LA MADRE…”
    Reunión de Enrique Peña Nieto con su Gabinete mas cercano, hablando sobre los Maestros (FUENTE 1)
    “…¡¡¡ CALLENSE… QUERIAN PONERSE CON HOMBRECITOS… ENTRENLE Y AGUANTENSE !!…”
    Militares de la 27va. Zona de Militar de Iguala ante la solicitud de ayuda de los estudiantes mal heridos el día de la masacre (FUENTE 2)
    “… INFORMES OFICIALES … INDICAN QUE ESTE GRUPO DE SICARIOS SALIÓ DE… IGUALA CON EL RESPALDO DE AUTORIDADES DE LOS 3 NIVELES Y DEL EJÉRCITO”
    Revista Proceso ( FUENTE 3)
    “… MANO DURA CONTRA LOS MAESTROS”
    Consejo Coordinador Empresarial (FUENTES 4 Y 5)
    “…CARCEL PARA LOS MAESTROS QUE PARTICIPEN EN MANIFESTACIONES….”
    Eruviel Avila Villegas (FUENTE 6)
    ———
    (1) http://www.eluniversalmas.com.mx/columnas/2014/08/108239.php
    (2) http://aristeguinoticias.com/…/video-nos-estan-balaceando-…/
    (3) http://www.proceso.com.mx/?p=384480
    (4) http://www.imagendelgolfo.com.mx/resumen.php?id=4095099
    (5) http://www.noticiascontrapunto.com/…/cce-pidio-a-gobierno-…/
    (6) http://www.eluniversal.com.mx/…/eruviel-plantea-carcel-para…

    Me gusta

  3. Estimado Pedro, yo también me he estado haciendo preguntas, le dejo un humilde interrogatorio que he estado haciendo a partir de las 2 declaraciones de Murill Karam ( la de con los padres de los chicos en el hangar y luego la oficial), tal vez usted con su pluma pueda refinarlas, y ayudarnos a todos a seguir analizando. Le comparto y le reitero que es un análisis bastante amateur, pero no creo que eso desacredite algunas preguntas que posiblemente sean genuinas:

    He estado muy atenta a todos los posts, de mucha gente, sin embargo he dedicado parte de mi tiempo, empatía y lógica a analizar las 2 declaraciones de Murillo Karam mismas que si requieren las reposteo abajo para el que no las ha visto.
    Dudas razonables de la primera declaración con los padres:
    1.- ¿ En la misma semana arrestaron a los 3 testigos “clave”?
    2.- ¿ Porqué no se especifica “cómo los matan”? ( a los normalistas) : ¿ a balazos? ¿ a machetazos?, solo mencionan “ejecutados”, si se asume que es con arma de fuego…¿ es la misma arma? ¿ cuántas armas son partícipes de dicha ejecución?
    3.- Primero dice que los suben en un camión y una camioneta, posteriormente dice que los suben en una camioneta de 3/4 y en otra chiquita. Por experiencia les comparto ( por que así transportan en Fonatur -a sus dignos trabajadores) que en una camioneta estaquitas por muy apretados no caben más de 15 y siempre cabe la posibilidad de “saltar” , máxime en un camino de terracería en donde no se puede ir a más de 40 Km/p/h con ese peso. La pregunta / aclaración lógica sería ¿ iban atados? ¿iban vivos? ¿ iban amenazados con escoltas con metralletas? ¿ porqué, si estaban vivos, ninguno saltó?
    4.- ¿Cuánta gente fue necesaria para someter a 43 personas?
    En la segunda declaración oficial dice:
    Claramente se buscó la pista “precisa” …. toda la declaración esta llena de imprecisiones…
    “además se logró la aprehensión de quien tenía el mando y tomó la decisión de este doloroso evento: el ex-presidente municipal de Iguala Y su esposa 5.-¿ por qué entonces ella sólo esta arraigada?
    Los normalistas salieron en 2 camiones Estrella de Oro, posteriormente tomaron otros 2 camiones de otra empresa 6.- ¿ qué empresa?…
    en un primer incidente se da una primera orden de contener a este primer contingente, en este primer evento los policías municipales de Iguala privan de la vida a 3 normalistas y al continuar su camino…. 7.-¿¿¿¿ después del primer incidente los normalistas continúan su camino, así como así??? ¿sin llamar por teléfono a nadie? sin pedir ayuda telefónica a nadie?….
    Después elementos de la policía de Iguala y Cocula los interceptan y los trasladan ( en el vídeo sólo se ven 2 patrullas en dónde máximo caben 12 en cada patrulla) aquí se abre la brecha hacia Loma de Coyote que es donde se les entregan al grupo criminal Guerreros Unidos….. (en donde se confunden con otras fosas).
    En el testimonio del “Chereje”, otra vez el medio de locomoción no concuerda ” eran 43…44… no los conté, ….”venían en la camioneta más grande”…después se habla de una camioneta de 3 toneladas y una camioneta más pequeña.
    pregunta 8.- (por fin alguien pregunta) :… “¿ muertos de bala o de qué?”… R= “de que se ahogaron.. se asfixiaron”…. ¿¿¿cómo? ¿gas?, ¿agua?, ¿ahorcados?…¿cómo es que este testigo sabe diferenciar que están muertos por asfixia?
    Estas ya son meras especulaciones : ” Los aventamos y cayeron hasta abajo”…viendo la inclinación del basurero y cualquiera que haya estudiado trigonometría sabe que un cuerpo no se va hasta abajo, no con esa inclinación, no con esa distancia y no con tanta basura. ¿ cómo es que llegaron todos los cuerpos hasta abajo?
    ¿Por qué dos de los testigos tienen moretones? ¿ lucharon con los normalistas o los madrearon los interrogadores? ¿ porqué el peritaje que se ve en le vídeo no abarca TODO el basurero?….¿ porqué nadie denunció un incendio aunque fuera forestal?¿ por qué no dicen la hora a la que los dos empleados del servicio de basura municipal se acercaron?
    ¿ dónde esta la foto del famoso círculo de piedras, o también lo desaparecieron? ¿ cómo sabían que ya estaban muertos?… ¿ no se escuchaba ningún gemido?; antes de interrogar a los detenidos: ¿ que no es un protocolo quitarles las ropas y procesarlas, máxime si puede haber pistas de cenizas, de basura, de pólvora?,
    ¿quién provee de armas de grueso calibre al grupo Guerreros Unidos?…
    ¿ por qué los brillantes interrogadores … tienen la puntada de preguntar si las bolsas negras tenían “jaretas” y dónde compraron las bolsas, pero no pueden preguntar cosas más básicas? ( o nos editan el video para darnos probaditas del flamante interrogatorio) ¿ por qué el gobierno nos sigue tratando como estúpidos? Entre más pregunto más preguntas me salen ….. curioser &curioser. Esta mentecita no dejará de preguntar . Les informo si comienzo a ver respuestas en algún medio.

    Sigamos cuestionando hasta que juntos lleguemos a la verdad.
    le agradezco su atención.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s