De un museo a otro

por Jorge Domínguez Luna *

En menos de 20 días, dos notas sobre museos en México —distintas en esencia pero, como se verá, relacionadas— ocuparon los tiempos y espacios de los medios de comunicación: la primera fue la colocación de la primera piedra del Museo Internacional Barroco (MIB) en Puebla, el pasado 29 de agosto; la segunda, el 50 aniversario de la inauguración del Museo Nacional de Antropología (MNA), celebrado el 17 de septiembre.

Con poco más de medio siglo de distancia, ambos museos presentan diferencias abismales que llaman a reflexionar sobre el rumbo de los esfuerzos institucionales para producir, preservar y difundir el conocimiento producido por las ciencias del pasado. Quizá una de las pocas similitudes sea el hecho de que la construcción de ambos museos se apegó y se apegará a los tiempos electorales y los intereses políticos de los gobernantes en turno. En el caso del MNA, Miguel León Portilla recordó el pasado miércoles que el entonces presidente Adolfo López Mateos aprobó la construcción del museo con la condición de que éste se construyese en dos años para que él mismo pudiera inaugurarlo. En el caso poblano, aunque no se diga, es muy probable que la lógica sea similar dado que en las licitaciones realizadas por las autoridades estatales se aceleraron los procesos de adjudicación y se redujo el plazo para su construcción de 20 a 12 meses, para que el museo abra sus puertas en 2016.

Los orígenes de ambos museos son completamente distintos. León Portilla mencionó que la solicitud al presidente fue producto de los resolutivos del Congreso Internacional de Americanistas, misma que realizaron él y varias eminencias de la época, entre los que destacaban Ignacio Bernal, Alfonso Caso y Eusebio Dávalos Hurtado, entonces director del instituto Nacional de Antropología e Historia. Para su construcción se contempló al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez —quizá el arquitecto mexicano más famoso—, quien coordinó las obras que se realizaron “en 19 meses, en los que trabajaron día y noche cerca de mil trabajadores de la construcción y 200 arqueólogos, ingenieros, historiadores, museógrafos y artistas”.

La celebración del cincuentenario del MNA. (Foto: Conaculta.)

La celebración del cincuentenario del MNA. (Foto: Conaculta.)

Por su parte, la construcción del MIB es identificada como “un capricho del gobernador”, que prioriza criterios económicos sobre culturales, como se desprende del hecho de que, entre sus justificaciones, se argumenta la captación de 600 mil turistas y el menor costo que implica la construcción de un museo nuevo sobre la restauración de museos ya existentes en el centro histórico de la ciudad. En el nuevo recinto —de acuerdo con ésta nota de Gabriela Hernández en Proceso— se concentrarán piezas que actualmente se exhiben en los museos de Arte Virreinal, Alfeñique, Bello, Santa Mónica, de Arte Popular Religioso Poblano y aun en la catedral poblana

Hasta hace unos días, poco se sabía del proyecto que fue aprobado apresuradamente en el congreso local en marzo de 2013. Ya en junio del año pasado, Pedro Ángeles señalaba en este mismo espacio las inconsistencias del proyecto que se iban conociendo mediante notas periodísticas. El argumento de los diputados poblanos para la apresurada aprobación sin información oficial fue la posibilidad de perder los 500 millones de pesos que aportaría el gobierno federal a través del Fondo Nacional de Infraestructura. Pedro Ángeles, como todos entonces, señalaba una inversión de 1 390 millones de pesos; ahora se sabe que el costo total de la obra será de más de 7 280 millones de pesos, que las administraciones poblanas pagarán durante un periodo de 23 años a la empresa La Peninsular, propiedad de la familia Hank Rohn. En agosto de 2012, un grupo de investigadores señalaban el alto costo del museo en comparación con los museos Universitario de Arte Contemporáneo (263 millones) y del Arqueológico de Cancún (70 millones).

Ciertamente, el MNA también recibió críticas en el momento de su construcción, entre otras cosas por la deforestación de ocho hectáreas en el bosque de Chapultepec y el traslado de piezas arqueológicas desde el interior de la república para su exhibición en la capital, lo que acentuaba un centralismo que aún persiste. A la par del MNA se construía el Museo de Arte Moderno, que sería inaugurado tres días después y que también concentraría una colección nacional; ambos museos buscaban crear una idea de lo “mexicano” en distinto ámbitos y mediante. Sin ignorar los cuestionamiento que pueden realizarse en torno a esta idea, la promoción y difusión de un nacionalismo evidenciaba un proyecto cultural concebido y operado desde las instituciones de gobierno es sus distintos ámbitos. A pesar de los problemas que los rodean, el reconocimiento de la aportación de dichos museos es prácticamente unánime aún hoy en día.

En el caso poblano no existe un consenso de origen: los investigadores y especialistas niegan la necesidad y viabilidad del proyecto; un sector de la sociedad civil critica la manera en que fue adjudicada la obra a la familia Hank Rhon, misma que ya opera el sistema de suministro de agua en la entidad, y que provocará que la deuda del estado alcance los 21 mil millones de pesos. Entre las mismas autoridades no existen acuerdos, ya que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales negó el pasado 12 de septiembre el permiso ambiental para la construcción del museo proyectado en San Andrés Cholula. Es decir, antes que un proyecto es un capricho por realizar una empresa que implica riesgos económicos y culturales demasiado altos.

Quizá cincuenta años sean mucho tiempo para mantener una misma política cultural. Quizá en una federación tan diversa como la nuestra el MNA y el MIB puedan coexistir bajo políticas públicas nacionales y locales que se articulen. Pero antes que hablar de museos y acervos quizá deberíamos saber hacia dónde van las políticas públicas en materia de educación y cultura en el México de 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s