por Aurora Vázquez Flores *

Al cabo de una sesión de más de cinco horas, el Consejo Técnico de la Facultad de Filosofía y Letras tomó anoche una decisión inusitada y de gran trascendencia: destituir al profesor Boris Berenzon Gorn por haber incurrido en una grave “deficiencia” en sus “labores docentes o de investigación, objetivamente comprobada” —que es la fórmula que aparece en el artículo 108 del Estatuto del Personal Académico de la UNAM.

La sesión, extraordinaria en más de un sentido, comenzó con la lectura de un largo documento presentado por el profesor Berenzon en el que intentó responder a los señalamientos relativos a su conducta académica: en particular, las acusaciones de plagio hechas por Juan Manuel Aurrecoechea y Francisco Miñarro. Su argumentación se basó en la opinión de una abogada especialista, de acuerdo con la cual la no atribución de pasajes ajenos no puede considerarse plagio tal como está definido en las leyes. Adicionalmente, Berenzon afirmó ser víctima de una campaña de difamación de tono antisemita, orquestada centralmente por el blog anónimo “Yo (también) quiero un trabajo como el de Boris”. No obstante, el escrito terminaba con una oferta bastante extraña dado su tono general: ofrecía una disculpa a los autores afectados por su descuido y sus errores “metodológicos”, y prometía la restitución de su crédito en ediciones futuras.

El consejo también conoció dos documentos adicionales: una representación de profesores del Colegio de Historia que proporciona otros ejemplos de citas no atribuidas en una media docena de ensayos publicados por Berenzon, y una carta abierta, presentada por Pablo Piccato —egresado de la facultad y hoy profesor de la Columbia University de Nueva York— en la que intima al consejo, y a la directora de la facultad, a manifestarse con claridad acerca de lo que considera “deshonestidad intelectual” del profesor Berenzon. (La carta, que entonces había sido firmada por 193 egresados de Filosofía y Letras, puede verse aquí.) Tras una larga discusión, ambos documentos fueron desestimados por el consejo, ya porque eso hubiera implicado ampliar el expediente (en el primer caso), ya por estar lleno de imprecisiones (en el segundo), aunque se comprometió a responder a sus autores puntualmente e incorporarlos al expediente.

[N. de la R.: A propósito de uno de los comentarios que aparecen más abajo, conviene hacer una aclaración. Técnicamente, la respuesta al primer documento fue más compleja: se le admitió como parte del expediente, pero el consejo decidió no considerarlo como una nueva denuncia y en consecuencia no examinó las pruebas ofrecidas.]

Decisión fundamental.
Cuerpo deliberante en momento decisivo.

Cuando por fin comenzó a analizar la defensa de Berenzon, el consejo expresó su intención de desmarcarse de una campaña propagandística que reconocieron perjudicial y nefasta para la universidad y la sociedad mexicanas. Pero en términos generales fue del parecer que el documento de Berenzon no respondía a los señalamientos de conducta inapropiada, toda vez que la investigación del consejo no buscaba establecer un “plagio” sino la existencia de una práctica académica contraria a los principios de la UNAM y las comunidades científicas en general.

El tono del debate —o más bien el conjunto de intervenciones concurrentes, pues no se oyó una sola voz en favor de los argumentos de Berenzon— fue que no citar correctamente no puede considerarse un mero error “metodológico”, sino que constituye una falta extremadamente grave que socava un ejercicio disciplinario que debe estar basado en la transparencia y la posibilidad de ser llamado a cuentas. La repetición de la práctica, más aún, evidencia que no se trata de deslices sino que muestra una grave deficiencia en la formación de Berenzon —la cual compromete su capacidad para enseñar esos principios a sus estudiantes de licenciatura y posgrado.

Salvo un par de voces que expresaron dudas sobre si la destitución era la sanción correcta —el artículo 109 del EPA contempla sólo tres: extrañamiento, suspensión y destitución—, el parecer consensuado del órgano de gobierno de la Facultad de Filosofía y Letras fue terminante: nadie que yerre de manera repetida en el uso de las comillas puede ejercer la docencia o la investigación en una comunidad que cifra en la correcta atribución de ideas y datos ajenos su existencia. Y aunque todxs lxs participantes en las deliberaciones reconocieron que la decisión era dolorosa —pues supone apartar a un miembro de la comunidad universitaria y compromete el futuro de su familia—, el consejo decidió que las acciones de Berenzon sólo podían resultar en su destitución como profesor de carrera de la facultad.

Aunque la decisión se refiere únicamente al comportamiento de Berenzon, el sentir generalizado de quienes asistieron a la reunión del consejo técnico era que, con este acto, la Facultad de Filosofía y Letras estaba sentando un precedente de capital importancia. Y de hecho se consideró que el consejo técnico debía solicitar al Consejo Universitario la constitución de un órgano dedicado a proteger las buenas prácticas académicas, algo especialmente urgente dadas las presiones sociales en sentido contrario.

Con todo, la decisión del consejo técnico no es la última palabra en el caso. Dado que el profesor Berenzon ha trabajado en la Facultad de Filosofía y Letras por casi un cuarto de siglo, la comisión de honor y justicia del Consejo Universitario debe —ex oficio— revisar y en su caso ratificar su separación de la facultad.

Si el consejo midió sus palabras casi hasta el exceso, y tardó más de cinco horas para decidir la destitución del profesor Berenzon, ello se debe —queremos creer— a su convicción de que la condena de un profesor universitario debe hacerse de modo tal que no comprometa la integridad de la universidad en su conjunto y a la vez garantice la mayor de las certezas. Confiamos en que el documento oficial de la resolución —que será elaborado en los próximos días— reflejará esa actitud, comprometida con la verdad y la transparencia.

57 Comments

  1. Es fenomenal que se tomen cartas en el asunto, aunque la destitución parece muy viciada, desestimaron pruebas y moderaron las acusaciones al grado de que pareciera que estaban protegiendo intereses personales. Si en verdad buscan hacer un bien a la imagen pública de la UNAM deben ser mas duros en la resolución, de lo contrario sólo denostan la red de clientelismo e impunidad que impera en la facultad, prueba de ello el que haya profesores incompetentes en sus cargos sin que se les toque ni un dedo. Boris sólo es la punta de iceberg de un problema mayor y la pregunta es, ¿hace falta que se armen mas follones de este tipo para que se haga algo al respecto?

    Me gusta

    1. No lo sé…estoy buscando interlocutores honestos en México. Voy tras autoridades probas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Espero, con expectación, el fallo del Jurídico de la UNAM. He sido víctima de un plagio masivo, suplantación intelectual y abuso de confianza por parte de MARIANA RODRÍGUEZ AGUILERA, recién titulada con mención honorífica en el Colegio de Estudios Latinoamericanos de la misma Facultad. Denuncié la funesta situación en noviembre de 2011 a las autoridades de la FFyLL de la UNAM. Tomaron carta del asunto y le vetaron esa tesis a la alumna. En lugar de hacer transparentes las fuentes, e introducción de citas, notas y referencias debidas, esperó un año y medio al cambio de autoridades y consumó el plagio a la vista de todos y sin que nada la detuviera. Este plagio, hecho con dolo y atenta deliberación (las pruebas están disponibles para quien desee investigar seriamente el caso) pudo haberse evitado. Fue denunciado a tiempo también entre colegas. El nuevo “tutor” de la tesista, Jaime Ortega, tenía amplios antecedentes sobre el caso. Sufrí, en consecuencia, un doble “atraco” de un trabajo reflexivo y conceptual de larga data.Cordialmente, Dra. Rossana Cassigoli CELA/FCPyS/UNAM

      Me gusta

      1. Un caso bastante curioso pero que aun no está cerrado, la plagiaria podrá haber hecho sus artimañas pero aun se pueden tomar cartas en el asunto. Sería pertinente que le des la difusión adecuada a tu caso, además de que sigas en contacto con las autoridades correspondientes para aue se tomen cartas en el asunto.

        Me gusta

      2. Es realmente grave lo que denuncias. Deberías sacar tu caso a la luz pública. En particular detesto a las personas plagiadoras que, además de todo, están por la vida como si nada pasara.

        Me gusta

      3. Pues si así es presente las pruebas como se documentó ampliamente en el caso del Dr. Berenzón, en dónde se comprobó palabra por palabra. Sería además pertinente que explicara que entiende por “suplantación intelectual”. Y me parece, que el trabajo conceptual, como aporte al conocimiento, no puede denunciarse, si así fuera acusemos a todos los marxistas, weberianos, etc, de utilizar los conceptos producto del trabajo de sus autores. No tendría que sentirse contenta de que un estudiante utilice sus conceptos para el análisis de la realidad? No significa eso que usted ha tenido influencia en sus reflexiones? No es eso crear aliados intelectuales? Saludos

        Me gusta

      4. Sr. Alfredo Rodríguez. Le respondo puntualmente. Este caso que reporto, está ampliamente documentado. Tanto, que en Jurídico de la UNAM me han solicitado “restringir las pruebas”. Entiendo por “suplantación intelectual” la conducta que hace suyas las ideas, itinerario investigativo, historia personal, frases, expresiones, prosa, construcción textual y estilo acuñados por otra persona o autor. No me estoy refiriendo, en este caso particular al uso conceptual marxista o weberiano, que ejemplifica su comentario. Sino a nociones y expresiones que no son de uso generalizado, sino que han sido prefiguradas por un autor determinado (en este caso yo) para narrar una experiencia histórica, familiar y existencial de un golpe de Estado y un exilio en México. Espero haber respondido a sus inquietudes. Si aun tiene dudas, acérquese a mí para habilitar un espacio de transparencia y exhibirle las pruebas concretas del caso. Las conjeturas distraen el objetivo serio y central de estas denuncias, que de suyo implican un enorme esfuerzo y desgaste.

        Me gusta

    2. Bueno, con la aclaración hecha por la autora sobre las pruebas me disculpo si sonó ruda mi afirmación. Aun así, es increible (en todo se tido de la palabra) que se yardase mas de 15 años en ponerle un alto a Boris, especialmente por el mal ejemplo que se le da a las nuevas generaciones de estudiantes. En verdad es una victoria para la UNAM y la dignidad de los afectados por Boris.

      Me gusta

  2. Ahora resulta que si se pone en tela de juicio el trabajo de un judío, esto es antisemitismo. Ni siquiera se había mencionado su raíz religiosa en las denuncias.

    Me gusta

      1. Sr. “Pancho”: lo reto a encontrar en yoquierountrabajocomoeldeboris.blogspot.com una sola alusión al judaísmo, no digamos un comentario antisemita. El señor Boris ha sido enérgicamente criticado en su condición de historiador, de profesor, de investigador y de universitario: su vida como padre, como judío laico, como ciudadano, como esposo, etc. jamás ha sido de la incumbencia de ninguno de los que lo denunciamos. Lo que usted afirma con tanta contundencia, tan obviamente falso y desubicado, me lleva incluso a preguntarme si no será usted el mismo Boris, pero supongo que nos quedaremos con la duda.
        Sepa usted que la victimización que planteó el Sr. Boris en su absurdo escrito de defensa, amparándose en su judaísmo para descalificar a quienes hemos demostrado públicamente el nivel de sinvergüenza que es, no es sino un insulto a todos los que efectivamente han sido perseguidos o discriminados sin más motivo que su religión, su color de piel, etc., y nadie debería estar más enojado con esta manipulación que los propios judíos, que como grupo pierden cada vez que alguien como Boris apela a su identidad para escudarse de quienes legítimamente lo denuncian. Paradójicamente, el único antisemita aquí es el mismo Boris, incapaz hasta el último momento de asumir su responsabilidad con un mínimo de dignidad.

        Me gusta

  3. Muy buena reseña de lo sucedido en la Facultad, es bueno que se tomen medidas contra este tipo de prácticas.

    El texto tiene un pequeño error tipográfico: ‘todxs’:

    Me gusta

      1. Quizás sea una nueva modalidad, pero no deja de ser un error por el simple hecho de que no puede leerse, se induce que eso significa, pero no se lee ni se pronuncia. Bravo por la Facultad, es el primero de un sin fin de pasos que habrá que seguir para conseguir que la academia mexicana esté libre de vicios e impunidad

        Me gusta

  4. Magnífica noticia, el Consejo Universitario no tendrá más remedio que ratificar la decisión. El Sr. Boris nunca tuvo la dignidad para renunciar, prefirió empañar a la institución y escudarse de la manera más cínica posible en el eufemismo de “errores metodológicos”, por no mencionar la absurda y trilladísima victimización de “antisemitismo”…,

    Me gusta

  5. ¿Y por qué no se le dice al pan, pan, y al vino, vino? ¿Por qué, además, se eliminan los precedentes? ¿No era incluso una cuestión penal, no el hecho de que Boris no asistiera a clases durante larguísimos periodos, sino la usurpación de los dineros que hizo, a través de su ex adjunta, a los chavales que trabajaron con él en la farsa que montó en el Centro Tlatelolco para conmemorar el bicentenario?

    ¿Dónde está la acusación completa? ¿Por qué parece como si a todo mundo le pesara aplicar la ley y los reglamentos, o por qué parece que todos terminan por actuar sin dejar de cubrirse las espaldas?

    Me gusta

  6. La publicación del texto ha sido muy oportuna; sin embargo, me gustaría precisar un detalle grave: Las cartas y documentos probatorios de faltas graves recibidas recién no fueron desestimados. Por el contrario, van a ir anexas al documento final y se ocuparan para enriquecer las pruebas, sin que el proceso se tenga que alargar. Se formó una comisión para revisar el detalle de las documentos enviados, la cual dará oportuna respuesta a ambas cartas.

    Me gusta

  7. A todas luces un caso a considerar pero no solo por el autor del texto, sino a los cuerpos docentes que en realidad no leen y revisan el material de sus tesistas, el caso habla mal de todos !!!

    Me gusta

  8. Ojala el Consejo Técnico de la FFyL se reúna para votar a favor de desalojo de los vividores que habitan en el auditorio Che Guevara. Esa sería una votación histórica y la comunidad lo agradecería.

    Me gusta

  9. El problema no ha terminado. Como bien dice Beatriz, es solo la punta del iceberg, tendríamos que voltear atrás y hacer una verdadera reflexión de los métodos de enseñanza y de la manera como se revisa un trabajo de grado, ya que muchas tesis vienen viciadas al tomar parte de investigaciones anteriores “omitiendo” citas y créditos, tal y como lo hizo Boris.

    Me gusta

  10. “[E]s una nueva modalidad para referirse a las personas sin usar género femenino o masculino.” Respetemos la ortografía, esas nuevas modalidades no son necesarias, son ociosas y puntillosas. Es como si en inglés o en chino forzáramos todos los adjetivos y sustantivos neutros o genéricos nulos para especificar que hay “hombres y mujeres”. Todos somos una misma especie: ¡es obvio que hombres y mujeres participan en nuestras actividades diarias!

    Por otra parte, es una pena que la universidad cedió a tomar medidas en el asunto por cuestiones de “mala publicidad”. ¿Cuándo se van a tomar en serio las denuncias de varios alumnos que han sido plagiados por sus propios profesores? ¿Acaso plagiar a los propios alumnos no muestra una grave “deficiencia” en las “labores docentes o de investigación”? Estoy de acuerdo con varios de ustedes, esto tan sólo es la punta del iceberg.

    Me gusta

    1. Esta “modalidad” realmente no es tan nueva, yo recuerdo que Vicente Fox la usaba en sus discursos. Esta manera de escribir y hablar me parece espantosa, y normalmente quienes la usan no son congruentes porque dejan fuera muchos casos. Si no lo hicieran así sus escritos y discursos serían aún más chocantes, quizá por eso se miden.
      Pongo como ejemplos de la congruencia que deberían tener los seguidores de esta “modalidad”, (del mismo texto), los siguientes:

      “… adicionales: una representación de profesorxs del Colegio …”
      (a menos que sólo sean profesores hombres)

      “… había sido firmada por 193 egresadxs de Filosofía y Letras …”
      (a menos que sólo hayan firmado hombres)

      “… se comprometió a responder a sus autorxs puntualmente …”
      (válido en el texto original si únicamente plagió a hombres)

      “… supone apartar a un(a) miembrx de la comunidad …”
      (suponiendo que hablan en general y no del juzgado en lo
      particular)

      “… la condena de un(a) profesor(a) universitario(a) debe …”
      (ver aclaración anterior)

      Es claro que la formación y aceptación en español de nombres femeninos a partir de los originalmente neutros es algo muy variable, por ejemplo “la presidente” versus “la presidenta”. Me atrevo a poner “miembro(a)” (que no me gusta nada ni es mi idea) porque en un discurso de una ministro del gobierno de Zapatero, creo que el ministerio era algo así como de “equidad de género”, se lo oí decir muchas veces. Hasta parecía que se regodeaba viendo las expresiones de los que evidentemente no compartían su manera de hablar.

      Me gusta

    1. Interesante anotación, pero entonces ¿qué hacemos? ¿Lo dejamos que siga haciendo de las suyas solo para no lincharlo? Por algo se empieza. Si se hiciera el mismo escándalo a propósito de todos los plagiarios, los faltistas, los acosadores, los que se repiten eternamente y cobran por ello o los que tienen o han tenido dobles plazas, como alguien que incluso criticó públicamente la falta de ética de Boris; repito, si se hiciera el escándalo, algo pasaría. Lo malo es que en la UNAM se sigue la filosofía de “que se queme la casa, pero que no salga el humo”.

      Me gusta

  11. Hace más o menos 20 años, crédulamente me inscribí a un curso de Cine y Literatura en Extensión Universitaria de FFL, las sesiones ofrecidas como un lugar de debate y análisis se convirtieron en un cinito que empezaba tarde mal y a medias, y que al final de cada película ofrecía siempre una diculpa por el ponente que no había asistido o que era sustituido por un asistente de profesor… sí, el lugar estaba dirigido por el profesor Berenzon, al que le exigí y de quien obtuve la devolución de mi dinero, no sin antes escuchar de él una refinada e indiferente perorata: que yo no comprendía a la Universidad Nacional y sus procesos… que la estructura de un curso era flexible y que no se había escuchado de alguien que exigiera la devolución de su dinero a la UNAM… entonces yo era pequeña y me sentí culpable por investirme de un malhadado espíritu mercantilista, pero me sostuve en mi posición hasta el final porque a mi me habían ofrecido algo que no me dieron… polémica de las mentiras… Ah, el diablo mundo. Seguimos bogando.

    Me gusta

  12. Me resulta bastante interesante este artículo y concuerdo con la destitución del Dr. Berenzon. Sin embargo me parece que hablando de la correcta redacción de textos un párrafo a revisar del presente artíuclo es el siguiente:
    “Salvo un par de voces que expresaron dudas sobre si la destitución era la sanción correcta —el artículo 109 del EPA contempla sólo tres: extrañamiento, suspensión y destitución— el parecer consensuado del órgano de gobierno de la Facultad de Filosofía y Letras fue terminante: nadie que yerre [erre] de manera repetida en el uso de las comillas puede ejercer la docencia o la investigación en una comunidad que cifra en la correcta atribución de ideas y datos ajenos su existencia. Y aunque todxs [todos] lxs [los] participantes en las deliberaciones reconocieron que la decisión era dolorosa —pues supone apartar a un miembro de la comunidad universitaria y compromete el futuro de su familia—, el consejo decidió que las acciones del [de] Berenzon sólo podían resultar en su destitución como profesor de carrera de la facultad.”

    Me gusta

  13. La universidad debería considerar la metodología de la presentación de una tesis. Todo son citas y no hay lugar para la aportación a la materia o al asunto que se investiga. Lo que hace l ponente es poner las conjunciones o disyunciones entre un autor citado y otro.

    Me gusta

  14. En todas partes, cuecen habas, y en mi casa,a carretadas.Este refrán indica que el mal manejo profesional ( mediocridad,pereza o incapacidad académica,etc.,) de algunos/as profesores e investigadores universitarios es realmente una auténtica lacra y pesada carga para la sociedad que los paga mediante los impuestos.Lo he podido comprobar durante un año académico como profesor visitante en la Fac. de Filosofía de la Univ. Veracruzana, lo viví en carne propia cuando estudiaba en la Fac. de Fil. y Letras de la UNAM en el SUAFYL. Me alegra que se empiece a barrer aunque sea un poco de tanta basura , es cuestión de vida o muerte, la vida o muerte de la propia UNAM, la UV (Univ. Veracruzana) y tantas otras, en tantos países, pero la UNAM merece mantenerse lo más limpia posible de mediocres y parásitos vergonzantes. He visto cocerse habas en algunas universidades de España, Colombia, así que el refrán parece bastante acertado.Felicito a quienes han tenido el valor de actuar , quizá sea un buen precedente,, ojalá se continúe con estas denuncias, y que se aplique la ley que regula estos devaneos académicos que tanto cuestan , no en dinero nada más sino en pérdida de energía y capacidad humana…en beneficio de simples vividores.

    Me gusta

  15. Ante lo evidente no hubo otra que sancionar; no se condeno el plagio, los intereses personales primero, en fin por lo menos se hizo justicia. Pero siguen abiertas más heridas de este tipo en nuestra máxima casa de estudios.

    Me gusta

  16. ¿Qué tiene de extraordinaria una decisión que exculpa a Gloria Villegas y a Álvaro Matute de su corresponsabilidad en el asunto? la decisión es lo más normal del mundo, se trata de vernos la cara a todos, de hacernos creer que muerto el perro se acaba la rabia. Quien se siente satisfecho con esa decisión da cuenta de su propia mediocridad y de su falta de conciencia respecto a lo que en verdad afecta a la Universidad.

    Me gusta

  17. El plagio cometido por Berenzon desgraciadamente no es un caso aislado, y no sólo se da entre académicos, sino de parte de académicos hacia alumnos. Urge que las autoridades universitarias, contrariamente a su tradición autoritaria y su afán de preservar ante todo las jerarquías, creen algún organismo que proteja a los alumnos contra los abusos de muchos “académicos”. Muchos universitarios sabemos de casos en los que algunos profesores o investigadores se han robado (en diversidad de modalidades) el trabajo de sus tutorandos y alumnos, así como otra serie de abusos. En mi caso, por ejemplo, una investigadora del CEIICH con la que trabajé casi dos años sin remuneración, decidió sencillamente negarme cualquier constancia por el trabajo realizado con ella, incluyendo mi colaboración en una de sus publicaciones. Resultó que la señora se indignó y me atacó con virulencia por “haber leído libros que ella debió de haber leído” y por “trabajar con el mismo autor que ella”. Ante este absurdo (pues suponía que para mí estaba vedado el estudio del autor del que ella se arroga un “amplio conocimiento”), renuncié a seguir colaborando con ella y le pedí que renunciara a ser mi asesora de tesis (pues también lo era) y que me diera las mencionadas constancias. La señora montó en más cólera y con sumo cinismo me dijo que “yo no había hecho nada”, y me tuvo por meses esperando su renuncia. Cuando al fin renunció envió una carta infamante a la coordinación de mi carrera, en la que sugería que yo la había plagiado. Desde luego que es una mentira infame, que sólo con comparar la calidad de mi trabajo con el suyo (hecho con la prisa y descuido de su búsqueda por recabar puntos PRIDE) queda más que aclarado. En fin, fue algo sumamente desagradable, y aunque en la coordinación no se le prestó en realidad atención a su falsa acusación, me quedé sin constancia alguna y sobre todo, con una enorme impotencia. Celebro la decisión del consejo de Filos y reitero la necesidad de un órgano que vigile la ética con la que se desenvuelven los académicos. Gracias y una disculpa por la extensión del comentario.

    Me gusta

  18. La universidad o academia debe reformular profundamente las prácticas para impulsar formas colectivas de producción de conocimiento; si bien es necesario enfatizar en la honestidad y ética académica, lo cual pasa por la norma de citar adecuadamente. No se puede caer en un cacería de brujas basada en la vanidad de poseer ideas originales y andarlas cuidando como un usurero al dinero. Personalmente, prefiero y creo que realiza un mayor aporte a la academia un saqueador de ideas que un propietario de ideas originales.

    Me gusta

  19. Inauditas algunas respuestas. ¿De verdad hubo expresiones antisemitas en el blog de marras? Se me habrán pasado, y si las hubo, ¡qué detestables quienes las pusieron, qué ignorantes! ¿De verdad siguen pensando que un director de tesis y peor aún un sinodal son corresponsables de un plagio? Será que nunca han dirigido tesis ni tienen idea de como funcionan. ¿De verdad creen que es un castigo suave? Es el máximo que impone la universidad. ¿De verdad se les hace lento? El plagio se probó con pruebas apenas hace unos meses…. o sea, no mamen.

    Me gusta

  20. Pedro tiene razón en muchas cosas. Yo tampoco encontré “expresiones antisemitas” en el blog famoso. Y es muy importante subrayar la naturaleza de las asesorías y direcciones de tesis, por cuestiones de índole ética y de tipo práctico. ¿no son los historiadores quienes insisten con frecuencia -con dedicatoria especial para los “desmitificadores”- que no somos “todólogos”? Parecería que se exigen nanas en vez de asesores o directores de tesis; se quieren policías o cazadores de fuentes no citadas en lugar de interlocutores en la realización de un trabajo intelectual. Y lo más importante: se supone que estamos entre profesionales, entre investigadores serios y honestos, que, en principio, es lo que se pretende formar en un posgrado. Quienes piensan en esa corresponsabilidad en un plagio aspiran, pareciera, a un tribunal judicial en vez de un jurado académico. ¿de verdad quieren eso para la UNAM? Por otro lado, aquí se han contado verdaderas historias de terror, donde se pelean con uñas y dientes parcelitas de conocimiento. Siempre he creído que la FFL es una escuela generosa, más que otras facultades de la UNAM. Ojalá lo siga siendo.

    Me gusta

  21. La resolución valiente (aunque tardía) tomada por el Consejo Técnico de la FFyL de la UNAM, me reintegra esperanzas sobre mi propio caso. MARIANA RODRIGUEZ AGUILERA consumó un plagio masivo de mi trabajo sobre una experiencia histórica y personal de un golpe de estado y un exilio en México. Denuncié el caso en la FFyL, en noviembre de 2011, a la Mtra. Ofelia Escudero y al Dr. René Aguilar Piña. Tras revisar las pruebas, amonestaron a la alumna “ofreciéndole” dos opciones: citar debidamente los abundantes plagios literales, apropiación de ideas, reflexiones, expresiones, relatos de mi propia vida que hace suyos, títulos de acápites y hasta estilo y prosa personal. O bien, cambiar radicalmente el tema de la tesis. Con preocupante dolo esperó un año y medio al cambio de autoridades. Renovó el sínodo por uno “relajado” y de escasa vocación lectora, con la complicidad del Dr. Jaime Ortega del CELA/FILOS en la calidad de “nuevo” tutor y sin cambiar una letra de la tesis -salvo un maquillaje sutil del título- obtuvo el grado con mención honorífica en fecha reciente. He llevado el expediente al Jurídico de la UNAM y procederé, en virtud de los elementos que me aporta este blog, a presentarlo en el Consejo Técnico de la FFyL. La alumna en cuestión viaja a Chile a entrevistar a mis amigos y viejos camaradas y ha presentado conceptos e ideas de mi autoría, como suyas, en congresos (54 Americanistas) Por último, fue becaria del PAPIIT que coordino “Ética y política. El Sur y otros contextos culturales”, omitiendo el debido reconocimiento a la DGAPA que patrocinó su investigación durante un año. Por parte de la tesista tenemos un caso de traición, abuso de confianza, plagio y suplantación intelectual. Del lado del tutor y sínodo, tenemos un caso de “complicidad”, negligencia y “valemadrismo”. Ninguno de ellos ha dado la cara y mucho menos enviado un breve acuse o respondido con mínima consternación frente
    la denuncia del aciago caso. Una disculpa por el tamaño del comentario. Atentamente. Dra. Rossana Cassigoli CELA/FCPyS/UNAM

    Me gusta

  22. No me jodas Pedro, entonces ¿debemos quedarnos muy tranquilos sabiendo que Álvaro Matute -que se dice historiógrafo- no se dio cuenta de que la tesis de maestría que leyó y luego prologó como libro, inlcuía plagios de Robert Darnton? Una de dos: o prologa libros sobre autores que no conoce, o no lee las tesis de las que es sinodal ni los libros que prologa. Cosa parecida habría que decir de la señora Villegas, y también de la señora Mac Gregor que, de probarse los plagios a Zea en la tesis de licenciatura, tendría que rendir algunas cuentas. Quédate si quieres muy conforme, sigue creyendo que la Facultad está ya libre corrupciones y plagios; pero si hicieras honor a la tradición de izquierda que dices defender, entenderías que la raíz de los problemas debe buscarse en las estructuras mismas del poder y que las venganzas personales nada tienen que ver con la solución de las contradicciones. La decisión del consejo sólo garantiza una cosa: que los hijos de puta duerman tranquilos.

    Me gusta

  23. Y yo no vi ningún comentario antisemita. Obviamente se trata de una estrategia para desviar la atención y para cerrarle la boca a quienes quieran llevar esto más lejos. Es verdaderamente patético como algunos judíos usan al holocausto como puta, y lo es más todavía que los académicos tan correctos la compren a precio tan ridículo.

    Me gusta

  24. La decisión sienta sin duda un precedente histórico positivo: No a los plagiarios intelectuales. Sin embargo, queda mucho por hacer. Por ejemplo, ¿cómo es posible que aparezcan tantos “profesionistas” con una cédula profesional de la SEP que “certifica” estudios hechos en la UNAM? En el Instituto de Educación Media Superior del DF hay “docentes” contratados de base con ese perfil, y no hay acta administrativa que los sacuda ni un milímetro.

    Me gusta

  25. Cuidaron más el honor de la universidad de lo debido era de todos sabido sus deficincias docentes. Apenas salvan el honor propio, por fin, tantos años de perjudicar estudiantes apenas les importaba!!

    Me gusta

  26. Antes que la “constitución de un órgano” que pueda estar integrado por jueces y partes, el Consejo Universitario debe reformar el Estatuto del Personal Académico actual. La propuesta para hacerlo, ya agendada en la Comisión de Legislación del Consejo Universitario, contempla casos como éste en el capítulo de “Evaluación” y en el de “Derechos, obligaciones y sanciones”. Esto no sólo atañe a las comisiones de Honor y Legislación, sino también a las de Trabajo Académico, Mérito Universitario y Títulos y Grados. Es a todas ellas que se debe someter el caso, para seguir reformando la UNAM.

    Me gusta

  27. En nuestros tiempos el descubrir un plagio resulta fácil gracias a las tecnologías de la información Aplaudo la decisión de la UNAM.

    No sé qué tan preparadas estén las universidades para tratar los temas del plagio, tanto para defender la propiedad intelectual como para enfrentar reclamos externos de plagio.

    Dos estudiantes de postgrado de la UANL plagiaron mi trabajo de titulación en el año 2000 el cual presenté en 1998 en la UABC. Apenas me enteré en enero de este 2013. Ambos cuentan con el mismo asesor de tesis, quien aún labora en la UANL. Le comuniqué inmediatamente a las autoridades de la UABC mi caso pero hasta ahora no ha habido respuesta. Es lamentable. Mi percepción es que la UABC no sabe cómo proceder, o no tiene voluntad de proceder, o lo considera un tema de muy baja prioridad.

    Al ver la indiferencia de la UABC opté por reclamar a la UANL. Estoy en espera de respuesta. Espero que la UANL proceda con justicia y que le de la importancia que el tema merece. Ella es la institución afectada por que otorgó el grado de Maestro en Ciencias a dos individuos que plagiaron mi trabajo de titulación.

    Escribí sobre el tema, es la segunda vez que pego la lista a mi escrito, espero se me permita. La sensación de inconformidad es total. Aquí la liga:

    http://red-academica.net/observatorio-academico/2013/07/29/tesis-para-dos/

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s