Contra el saqueo

por Marisa Hernández Ríos *

El mes de noviembre concluyó, en la variopinta prensa de todo el mundo, con entradas que hacían referencia a un gran y novelesco hallazgo: la recuperación de mil quinientas obras de arte desaparecidas en la Alemania del tercer reich. El semanario alemán Focus reveló como exclusiva la investigación policial sobre uno de los temas que aún colean en la historia de la primera mitad del siglo XX: la recuperación de piezas que conformaron el llamado “arte degenerado” —obras de artistas de vanguardia tan reconocidos y cotizados como Kandinsky, Klee, Dix, Kokoscha, Matisse, Chagal, Nolde, Picasso—. Robo, venta bajo coacción, ocultación… el expolio de obras de arte fue y continúa en escena como un mal histórico al que hoy en día las instituciones museísticas están dispuestas a combatir con políticas de tutela y salvaguarda patrimonial.

En el caso que nos sitúa ahora se debaten muchas posturas encontradas, que en manos habilidosas y mentes sin freno podrán hacer surgir series televisivas, productos escritos en formato de novela o un sinfín de acciones y debates, tal como los que arroja la prensa escrita y digital del momento. Como muchos de los temas importantes a reflexionar, éste en el que hoy enfocamos la atención surge de un suceso fortuito, un simple descuido que permitió a la policía de aduanas germana reabrir públicamente el tema del expolio relacionado con el arte degenerado alemán.

La policía no dio crédito al traspasar el umbral cochambroso del apartamento de Cornelius Gurllit en Munich, en 2012, en busca de cuentas secretas o blanqueo de dinero. Lo que encontró en su lugar, junto a comidas en lata caducadas, fueron obras de arte valoradas en más de mil millones de euros. Un artículo publicado el 24 de noviembre de 2013 en El País ofrece una visión del referido Cornelius, hijo del coleccionista, marchante e historiador del arte Hildebrandt Gurllit, quien reunió las piezas referidas, como heredero que era de los cuadros confiscados… y quien en este caso se ve como víctima de expolio: dice “Sólo he querido vivir con mis cuadros”, dice según Ozlem Gezer.

Al llevarse a cabo la catalogación y valoración resultó que al menos 300 de estas obras de arte formaron parte de la exposición Arte degenerado, una muestra formada por obras de arte contemporáneo que, a juicio de las perversas mentes nazis, debían eliminarse por ser de las más arriesgadas manifestaciones estéticas de la vanguardia europea, y también porque eran formas de expresión artística opuestas a lo institucionalizado por el régimen. (Una relación de 25 obras investigadas ofrecidas por la fiscalía de Agsburgo puede consultarse aquí).

Degeneración artística, 1937.

Degeneración artística, 1937.

Esto nos brinda la posibilidad de reflexionar sobre la historia de un patrimonio que conforma, al margen de intereses económicos, sellos de identidad, y exige justicia histórica: para retornarlas a sus legítimos propietarios o cuestionar y propiciar la investigación de las adquisiciones por parte de instituciones museísticas o colecciones privadas. Iniciativas como la llevada a cabo desde la Asociación de Museos de Holanda y el gobierno holandés son dignas de destacar, pues se puso en marcha un proyecto de lucha contra el expolio artístico: una investigación que, tras cuatro años y la participación de 162 museos, ha arrojado la cifra de 139 obras robadas a judíos entre 1933 y 1945 en territorio holandés. La iniciativa, que se denomina “catálogo digital-artístico de la vergüenza”, es una más de las acciones necesarias para contribuir a la restitución del patrimonio artístico a sus legítimos dueños (ver aquí; actualmente con información en lengua holandesa y a partir de 2014 con traducción inglesa). Gestiones semejantes ya han generado acciones en Alemania, como el sitio Lost Art, y en Estados Unidos, que pide transparencia en el tratamiento del asunto al mismo tiempo de la publicación de las obras que conforman lo que ya se conoce como el “tesoro oculto de Munich”.

Este tipo de acciones indudablemente nos harán volver a plantear con intensidad muchos debates que incluyan todos los niveles de intervención en el ámbito institucional, actuaciones y opiniones de historiadores, conservadores, marchantes y, cómo no, de la ciudadanía. Todo ello con la idea de no perder la perspectiva histórica y poner en su lugar a cada quien en un juego macabro que puede llegar a afectar a los seres humanos y a sus producciones, a los derechos adquiridos, a los derechos perdidos…

Hay que festejar la recuperación de ese “tesoro degenerado que produjo para el mundo nuevas maneras de expresión bajo un planteamiento de experimentación y manifestación estética que abriría nuevos cauces en la comunicación artística. Asimismo, nos alegraremos de ver las obras de arte colgadas donde corresponde: en los espacios pertenecientes a los propietarios legítimos, sean particulares o sean institucionales, para continuar siendo testimonio  vivo de tantos y tantos mensajes. Sirva, pues, esta aportación para no bajar la guardia y evitar, en un mundo como el que se vive en el presente, que se reiteren actitudes y comportamientos en los que la irreflexión, la incomprensión, la pérdida de valores, el maniqueísmo, la corrupción, la intolerancia sean los protagonistas. Es necesaria la recuperación de una memoria histórica que nos ponga en alerta y nos haga pensar sobre lo innecesario de volver a vivir acontecimientos nefastos como los experimentados en la Europa del siglo XX —que hicieron peligrar un patrimonio que pertenece a sus propietarios legítimos y que en otros muchos casos nos incumbe a todos, siempre que sea adquirido ética y legalmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s