por Benjamín Díaz Salazar *

Uno de los principales objetivos de la educación debe ser ampliar las ventanas por las cuales vemos al mundo: Arnold Glasow

En las últimas décadas, la sociología de la educación ha tratado de entender, explicar y proponer soluciones a los grandes problemas educativos. Teóricos como Durkheim, Bernstein, Giddens, Parsons y Althusser, entre otros, buscaron por todos los medios comprender las causas de los fracasos educativos para erigir mesiánicas soluciones, desde las explicaciones más radicales de la corriente marxista y el funcionalismo hasta las más recientes propuestas interpretativas y de resistencia de los años ochenta. A más de medio siglo de comenzados los análisis nos seguimos preguntando, ¿dónde quedó la bolita en la educación?

Los actores del proceso educativo se arrojan entre sí la bolita de los casi 5 millones de analfabetas y de un país con el 36.6 por ciento de rezago educativo. Es preciso que comprendamos la complejidad de los resultados, más allá de una simple catalogación o puesto en el ranking internacional. Encontrar en el gobierno al responsable de los bajos resultados es tanto más limitado como decir que los y las docentes son los culpables.

Algunos sociólogos apuntan que los índices de rezago educativo, de superación profesional y analfabetismo tienen una estrecha relación con el contexto sociocultural en el que se desenvuelven las y los estudiantes. La situación económica ha llevado a generar determinismos geográficos, al establecer que los índices más altos de abandono escolar tienen estrecha relación con los estados con alto índice de pobreza. Sin embargo, las estadísticas más recientes del Instituto Nacional de Educación para los Adultos nos impiden continuar con estas generalizaciones.

El estado de Guerrero, por ejemplo, presenta un 50 por ciento de rezago educativo. Las cifras nos indican que el estado costero ocupa los primeros lugares en pobreza a nivel nacional. En contraste, el estado industrial de Guanajuato, si bien tiene un ingreso medio, tiene un índice de rezago del 44.7 por ciento. Haré en esta parte una pregunta clave: ¿tiene la debida relación el índice de pobreza con el rezago educativo y el analfabetismo?

Las apariencias engañan. (Foto: http://www.inidedelauia.org.)
Las apariencias engañan. (Foto: http://www.inidedelauia.org.)

En una perspectiva histórica, de 1999 a 2013 el nivel de rezago educativo ha disminuido considerablemente. De un 52 por ciento se llegó a un 37.6 por ciento el pasado año, aunque la población ha aumentado y los índices de disminución no se han modificado de manera proporcional. Ahora bien, valoremos los resultados arrojados por la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centro Educativos (la famosa prueba ENLACE), que en cierta medida establece una medición al sistema educativo nacional.

Los resultados permiten un análisis por entidad federativa, pero para ejemplificar el dilema de la representación tomaré el caso del estado de Michoacán en educación básica. Michoacán resultó emblemático para la prueba, pues en 2008 el examen fue aplicado a tan solo el 0.7 por ciento de las y los alumnos del estado. La entidad es de igual manera espacial pues, contrario a lo propuesto por las políticas de gobierno, el número de planteles de educación básica disminuyó. De contar con aproximadamente 5 400 escuelas primarias en 2006, para 2013 fueron tan solo 5 300.

Michoacán se ubica entre la lista de estados con un número importante de estudiantes en la categoría de “bueno-excelente”, situación que contrasta con la crisis económica y social en la que se encuentra. ¿Mantiene aún relación el índice de pobreza con la evaluación nacional? En 2012, el sistema de educación indígena del estado obtuvo los mayores índices de alumnos “buenos y excelentes”. Sin embargo, en tan solo un año tuvo una caída del 14.2 por ciento, justo en el momento en el que las políticas de inclusión obligaron a grandes sectores de la población indígena a migrar a los sistemas llamados “generales” de educación básica.

Ahora bien, analicemos otro factor importante: las y los profesores. Hace algunas semanas fueron noticia y punto de crítica los altos índices de reprobación de profesores en el examen aplicado por la SEP: “No idóneos para una plaza 79 mil maestros”, decía la nota publicada por La Jornada. Considero preciso aclarar que las evaluaciones son aplicadas no a los maestros en servicio, sino a los aspirantes, provenientes de licenciaturas variadas, con formaciones distintas, que buscan obtener un lugar en la SEP. Los 79 mil aspirantes no son quienes educan actualmente; por lo tanto, ¿cómo se mide el desempeño de un profesor en servicio? Existen una serie de procesos que cuantifican la calidad educativa que ofrecen las y los profesores en servicio, además que constantemente se ofrecen capacitaciones para su mejor formación.

Responsabilizar a un factor como el exclusivo de los resultados educativos resulta tan aventurado como infundado. Debemos comprender que la educación es similar a una pequeña maquinaria, en donde las y los alumnos, las y los profesores, la secretarías de educación estatales, las madres y los padres de familia, el gobierno federal y la sociedad en general, son pequeños engranes que deben optimizar su funcionamiento. Para generar un idóneo aparato educativo, es preciso ser consciente de la complejidad de sus actores, para que desde ellos, se generen las soluciones y propuestas que permitan una mejor educación en nuestro país.

1 Comment

  1. El ser aprobado no significa trabajo seguro, es lo que no entienden los medios, tampoco significa malos maestros en funciones porque no todos estamos dentro del sistema. Generalizaciones de mal gusto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s