por Fernando Pérez Montesinos *

1. Hace poco más de un mes, las tormentas tropicales Ingrid y Manuel (esta última, luego huracán) dejaron a su paso miles de damnificados, decenas de muertos y siniestros de distinta gravedad en casi una veintena de estados del país. Buena parte de la ruina, como sabemos, se concentró en el estado de Guerrero. Poco después de haber disminuido la intensidad de las lluvias, la prensa comenzó a divulgar la trama de malas decisiones, negligencia y corrupción que precedió y acompañó a las tormentas y sus daños (aquí y aquí, algunos ejemplos, y aquí una buena síntesis)

Las revelaciones periodísticas mostraban que el impacto de la contingencia ambiental en aquel estado había sido muy probablemente agravado por la infortunada intervención humana. En particular, la de los agentes de empresas constructoras, autoridades federales, gobernadores y presidentes municipales que, entre otras cosas, favorecieron a lo largo de los años el cambio de uso de suelo en zonas que solían formar parte de cauces naturales de ríos, lagunas y otros terrenos húmedos. La contingencia natural, no hay duda, fue una de las peores en décadas. La mala política y los malos negocios, sin embargo, hicieron su parte para patrocinar el desastre.

2. A comienzos de este mes, poco después del paso de Ingrid y Manuel, la prensa informó que el ejecutivo federal había tomado la decisión de cancelar el estatus de parque nacional al Nevado de Toluca. Salvo una pequeña fracción que aún conserva esa categoría, la mayoría de las casi 55 mil hectáreas de las que se componía el parque nacional es ahora considerada como “área de protección de flora y fauna”.  Esto es, un espacio natural en el que se permiten actividades distintas a la sola conservación, entre ellas la agricultura o el turismo.

Principio de comercialización
Principio de comercialización

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud, pronto tuvo que salir a defender la polémica decisión. Entrevista tras entrevista, repitió las mismas palabras. Según él, lo peor que le podía pasar al Nevado de Toluca era permanecer como parque nacional. Dado que en los hechos nunca había operado como tal, el cambio de categoría del Nevado permitirá al gobierno federal regular de forma adecuada las actividades productivas que, pese a las restricciones, fueron extendiéndose en la montaña a lo largo de los años. De lo que se trata, argumentó Guerra Abud, es de ofrecer nuevos incentivos para que quienes se dedican ya a la agricultura (sobre todo el cultivo de papa y maíz) opten por otras actividades como la silvicultura o el turismo.

Los críticos de la recategorización señalan que la medida evidencia la renuncia de las autoridades para hacer valer la ley y que sólo da sanción legal a las irregularidades que permitieron en primer lugar el cambio de uso de suelo y, por tanto, el deterioro del Nevado de Toluca (aquí y aquí un par de ejemplos). Nuevamente se habló de malas decisiones, corrupción y negligencia. Hasta qué punto, preguntan los críticos, el cambio de categoría realmente impedirá las malas prácticas. Las expectativas, cabe decir, no son muy altas.

3. Resulta interesante que asuntos como el cambio de uso de suelo y las alteraciones del paisaje natural fueran destacados en el seguimiento periodístico de las lluvias en Guerrero y la polémica en torno al Nevado de Toluca (al menos en la prensa escrita y en la radio). Disciplinas como la geografía, la topografía o la hidrografía, normalmente sin mucha popularidad, de pronto encontraron un lugar relevante en notas y reportajes. Como pocas veces, el medioambiente, la política y los problemas sociales se presentaron como parte de una misma explicación y una misma narrativa.

No hay ninguna razón para pensar que una perspectiva similar no pueda usarse en el campo de la historia. De hecho, tal perspectiva ha ido ganando adeptos alrededor del mundo desde hace al menos unas cuatro décadas. En el mundo anglófono es conocida como environmental history. La historia medioambiental, según la define uno de sus practicantes más conspicuos —J. R. McNeill, “Observations on the Nature and Culture of Environmental History”, en History and Theory 42: 4 (diciembre, 2003): 5-43—, trata de las relaciones que existen y han existido entre los seres humanos y el resto de la naturaleza.

La clave en esta definición —deliberadamente amplia— consiste en entender al mundo natural no como un inmutable telón de fondo para las actividades humanas, sino como un factor en constante cambio que ha incidido de forma fundamental en los acontecimientos y procesos históricos. Todavía más, la clave consiste en comprender que tanto los cambios en el medioambiente como los cambios en las actividades humanas no pueden explicarse por separado. Son, en realidad, producto de su mutua influencia.

Hay aquí, pues, un campo en buena medida inexplorado por la investigación histórica en México. Existen, por supuesto, muchos estudios que comparten las premisas y perspectiva de la historia medioambiental, aunque no necesariamente llevan la misma etiqueta. Mucha de la investigación en historia agraria, por ejemplo, viene a la mente; desde los estudios acerca del colapso de algunas culturas mesoamericanas hasta algunas investigaciones recientes sobre los usos del agua y los proyectos de irrigación en los siglos XIX y XX.  Con todo, no parece exagerado decir que la mayor parte del trabajo está aún por hacerse.

La tarea, por supuesto, requiere que los historiadores, además de poner en claro sus fechas y sus fuentes, también tengan claras algunas nociones elementales de biología, química o geología. Nada, supongo, que un buen historiador no pueda hacer con el triple del tiempo (a menudo más) del que dispone el periodista promedio. En todo caso, en vista de la regularidad con la que la desafortunada mancuerna entre contingencias naturales y malos manejos se ha presentado a través de los siglos, es claro que la falta de temas y casos no será una limitante.

6 Comments

  1. Es muy importante que este espacio sea una plataforma para la difusión de la historia ambiental, lo felicito por su artículo y espero que en esta plataforma veamos muchos más trabajos relacionados con esta nueva forma de entender y hacer historia.
    Aquí le dejo dos artículos de historia ambiental. Uno que expone la introducción de los Eucaliptos en México y otro relacionado al tema del Nevado de Toluca.
    http://registropersonal.nexos.com.mx/?p=3826
    https://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2204433
    Gracias

    Me gusta

    1. Juan Humberto. Muchas gracias por el comentario y por los enlaces. Yo también espero que más gente se anime a escribir sobre este tema en éste y otros espacios. Saludos.

      Me gusta

    1. Gracias por el comentario Paulina. Tienes razón. Toca poner las fuentes. Di por hecho que la información era ya de dominio público pensando que el propósito del texto no era ofrecer un análisis de los casos de Guerrero y el Nevado de Toluca, sino sólo poner el acento en la posibilidad de que los historiadores le entren a analizar este tipo de fenómenos (tanto sociales como ambientales). Incorporaré al texto las fuentes para que estén disponibles a los lectores. Y muchas gracias de verdad por dirigir mi atención a esta falla.

      Me gusta

    1. Gracias por la referencia Marco. Este texto no le debe su estructura ni contenido al artículo de Nexos. Lo digo honestamente. Confieso que, hasta ahora que lo refieres, no lo había leído —y me da sincero gusto que lo compartas—. Mi escrito se basó en información de dominio público en la prensa y en la radio y, en todo caso, tiene el propósito único y más bien modesto de llamar la atención de los historiadores hacia el campo de la historia medioambiental. El artículo de Juan Humberto Urquiza García y Luz Emilia Aguilar Zinser es, por mucho, un trabajo más profundo y detallado que el mío, pero tiene un propósito distinto: constituye propiamente un análisis y una crítica minuciosos de las declaraciones y argumentos detrás de la decisión de dar una nueva categoría legal al Nevado de Toluca. De nuevo, mis sinceras gracias por la referencia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s