por Bernardo Ibarrola *

La verdadera novedad de la propuesta de reforma energética que presentó esta semana el presidente Peña Nieto no radica en su contenido —que se resume en permitir la participación privada ahí donde está explícitamente prohibida hoy— sino en su recurso al pasado para legitimarse: el pasado como elemento central de una campaña publicitaria destinada a vender un producto: la reforma de Pemex y la CFE.

El proyecto presidencial de reforma fue presentado con un dispositivo montado sin duda por un sólido equipo de publicistas. Slogans en lugar de argumentos; frases contundentes, con ideas cálidas, positivas y esperanzadoras. “Reforma energética. Toda nuestra energía para mover a México”, se llama la página ad hoc que la presidencia colgó de su sitio en internet minutos después de que Peña Nieto la presentara ante sus valedores en la residencia oficial de Los Pinos: gracias a la reforma “bajará el precio de la luz y también del gas”, “se crearán empleos”, “habrá grandes inversiones”, “habrá más recursos para el presupuesto y programas sociales”, “México será más competitivo”…

“Con emoción” el presidente anunció hace un par de noches, en cadena nacional, su proyecto de reforma: “Hace 75 años, precisamente en este salón del Palacio Nacional, el presidente Lázaro Cárdenas llevó a cabo la expropiación petrolera”, dijo a manera de preludio: “Con el respeto que este lugar me merece, les informo que la reforma que hoy he enviado al senado retoma palabra por palabra el texto del artículo 27 constitucional del presidente Cárdenas. El espíritu de esta reforma recupera el pasado para conquistar el futuro.”

Evocaciones al espíritu del presidente Lázaro Cárdenas, lo que sea que eso signifique. Pablo O´Higgins, s.f., Taller de Gráfica Popular.
Evocaciones al espíritu cardenista, lo que sea que eso signifique en la actualidad.
Pablo O´Higgins, s.f., Taller de Gráfica Popular.

Sorprendente, pero impecable: no es difícil imaginar al equipo de publicistas dispuesto a romper el binomio emocional Cárdenas-nacionalización a fuerza de repetir ad nauseam lo contrario: fíjense ustedes que Cárdenas expropió el petróleo pero siempre aceptó la participación de capitales privados en la industria petrolera. No importa que la proposición sea incoherente ni que raye en la estulticia; lo que cuenta es que está dirigida al punto exacto y que, en la dosis indicada, acabará por producir los resultados esperados.

Y comienzan las repeticiones. En el rubro “Reformas del general Cárdenas” la presidencia afirma que: “La primera gran reforma energética de México fue impulsada por el Presidente Lázaro Cárdenas. El espíritu de la reforma cardenista fue nacionalista, sin duda, pero también modernizador, visionario y pragmático. Su elemento fundamental fue la garantía de la propiedad y la rectoría del estado en el control de los hidrocarburos, al tiempo que contempló la participación del sector privado en diversas actividades”.

El primero de los diez beneficios de la reforma que se enumeran en la página es que “el artículo 27 de la constitución vuelva a decir lo que el presidente Lázaro Cárdenas dejó escrito, palabra por palabra”. En la pestaña “Mitos”, debidamente marcados por un cintillo que dice “Falso” y comenzando cada uno con un electorero (y mal escrito) “¡Que no te engañen!”, se enumeran los mitos del pasado —“La reforma energética va en contra de los ideales del presidente Lázaro Cárdenas”, “El presidente Lázaro Cárdenas prohibió la participación privada en toda la industria petrolera”—, progenitores de los mitos del presente —“Con la reforma energética se va a privatizar Pemex”, “Con la reforma energética los inversionistas se van a quedar con la renta petrolera”, “Si se aprueba la reforma energética van a subir los impuestos, ya que el estado tendrá menos ingresos”.

Con una voluntad de demostración equiparable a la de los infomerciales de la madrugada, la página de la reforma despliega documentos supuestamente irrefutables: la exposición de motivos para la reforma del párrafo sexto del artículo 27 constitucional (que, según se puede leer en sus líneas, data de 1938 y no de 1940, como anuncia el vínculo); la publicación de esta reforma en el Diario Oficial, un párrafo de la exposición de motivos de la “Ley reglamentaria del art. 27 constitucional en materia de petróleo” y luego, íntegra, esta ley. Todo con tal de demostrar que

El modelo impulsado por el Presidente Lázaro Cárdenas no corresponde al texto constitucional vigente, fruto de reformas posteriores. Por tanto, la recuperación del diseño original cardenista, motivo de la iniciativa que se presenta al Congreso, implica necesariamente una reforma constitucional.

De lo que resulta que, como Martí en el asalto al cuartel de Moncada, el autor intelectual de la reforma de Peña Nieto es… ¡Lázaro Cárdenas!

12 Comments

    1. Estimado Gonzalo:
      No puedo, antes de haberla leído, tener una opinión categórica. Sin embargo, los indicios son desalentadores:
      1o. En la primera fila del acto de presentación estaba el corruptísimo líder del sindicato: la reforma, por más que diga lo contrario, no parece estar dirigida a atacar la mala gestión y la corrupción en la empresa.
      2o. La iniciativa promete la creación de, aproximadamente, 167 mil empleos anuales durante tres sexenios. Este efecto esperado de crecimiento, en una economía que debería estar generando 700 mil empleos anuales parece una broma o una burla.
      3o. La estrategia de presentación de la propuesta en lugar de argumentar, lanza eslóganes mentirosos. Si es buena, ¿por qué, para qué mentir?

      Me gusta

  1. El conjunto de reformas de Vicente Calderón Peña Peña inevitablemente provpcarán que los hijos de nuestros hijos sean los futuros niños de Biafra-Mex. Sobre todo las de Pemex y CFE.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s